Compartilo

Una gran cantidad de público acompañó la primera etapa de los Carnavales Regionales 2018, que el sábado próximo tendrá como protagonista a la localidad de Piquillín.

Las comparsas llenaron de color la plaza

De acuerdo con fuentes policiales, se cortaron poco más de 4 mil entradas el sábado, y el domingo la cifra alcanzó los 6500 tickets vendidos. A esas cifras hay que considerar los asistentes que no abonaron entrada, tales como los integrantes de las comparsas, la gente que estaba a cargo de la organización en general, y las invitaciones de cortesía. Por lo cual se superaron ampliamente los datos oficiales.

Por suerte el tiempo acompañó ambas noches. Si bien se habían anunciado posibles lluvias para el fin de semana, no fue el caso de Monte Cristo, que tuvo un agradable clima durante todo el desarrollo.

La organización de parte del municipio estuvo bastante lograda, sin mayores inconvenientes, y todo fue llevado de manera prolija. Del mismo modo, el operativo de seguridad brindado por la Comisaría local logró que en ninguna noche se registraran incidentes de importancia.

La estrella del cierre fue el solista cuartetero Lisandro Márquez, quien desplegó su repertorio que incluyó clásicos de su época en Sabroso, y temas nuevos de su etapa como solista. El detalle: una de las canciones fue cantada a dúo con la artista local Nahir Urán quien interpretó, junto a Lisandro, “Zamba para olvidar”, convirtiéndose en uno de los momentos más aplaudidos de la noche.

Nahir Urán y Lisandro Márquez a dúo

Los 30 años de los Carnavales de Monte Cristo no pudieron tener un mejor marco. Una buena organización, un buen número de asistentes, y si bien la propuesta musical fue austera, lo más importante fue el disfrute de la gente presente, y el recuerdo de aquellos años dorados de los corsos del pueblo.