Por decreto municipal de la ordenanza 1.300/20 en la que por la emergencia hídrica actual y específicamente señalando la situación local por la falta de lluvias condicionada por la temperatura de la temporada, se restringe el uso de agua por 30 días.

La norma entró en vigencia desde el 1 de noviembre y se extenderá hasta el próximo lunes 30 de noviembre, por lo que el uso de agua está prohibido para el riego, lavado de autos y todo lo que signifique un mal gasto en esta situación. También se aclara desde el municipio que está totalmente prohibido el desagüe a la vía pública desde los domicilios.

Además de comunicar esta nueva ordenanza, que regirá por todo el mes de noviembre, el municipio también llamó a un uso responsable del consumo de agua tomando conciencia por el faltante, además de informar que quienes no cumplan con esta medida serán pasibles de multa por infracción a la norma.