¿Divididos?… ¡Las Pelotas!

0
124
Compartilo

Ya se respira el olor a competencia. Comenzaron las campañas electorales rumbo al 2019. Las conjeturas y debates invaden las charlas de café y se vuelve un tema recurrente.

Las acciones, dichos, publicaciones, idas y vueltas de los actores más destacados de los diferentes sectores generan polémicas y alimentan las charlas que mientras más alejadas están en el tiempo de los lanzamientos oficiales; más audaces y especulativas se vuelven.

En Monte Cristo hay un panorama particular, en donde el principal partido opositor, el PJ, causa su mayor impacto con su propia ausencia. La falta de actores de peso y la impresión generalizada de que se trata de un sector político casi desarticulado y de viejas figuras que no dan lugar a una renovación, vaticinan un panorama desolador.

En este contexto, el partido oficialista lejos de estar unido se encuentra bajo riesgo de una crisis estructural. Un viejo radical declaró en una charla de café en esos interminables días de lluvia “Acá el problema va a ser que cualquiera con un poco de exposición cree que, si va cómo candidato, gana la elección ¿Cómo controlas eso?”

Pese a esto, los correligionarios mantienen a viva voz la premisa de la unidad y del organicismo, aunque a que hay un fuerte rumor de que la sola idea de la re-re-reelección de Gazzoni podría generar una segunda lista radical, según dicen, en palabras de un referente que ahora cumple el cargo de concejal.

La relación Diego Castillo – Fernando Gazzoni no es clara. La última jugada del presidente del HCD en una nota publicada en un medio local generó un roce que habría provocado más de una palabrota en el gabinete municipal.

Los opinólogos más audaces se refieren a la legisladora departamental cómo una fuerte líder con (sub) estructura política propia. A “la Vero” se le atribuye haber formado las primeras camadas de Juventud Radical en Monte Cristo (Fuerza Joven). Muchos que hoy están en cargos claves no se olvidan de la cuna política.

El Secretario de Gobierno tampoco deja de estar en boca de los especuladores políticos, muchos que aprueban sus acciones, siguen marcando que aún es joven, como un defecto. Ex Fuerza Joven, con gran capacidad de gestión, pero sin estructura propia.

De bajo perfil los últimos años, a tal punto que casi se nos olvida mencionar: Ariel Laborde, radical de paladar negro, fuertemente distanciado de la gestión actual. Aunque no se lo vea, siempre ha estado actuando tras bambalinas en el movimiento del partido, dicen.

Este panorama político trae a la memoria a la legendaria banda de rock nacional SUMO, que poco antes de su fallecimiento, le preguntaron a Luca Prodan, líder del grupo, en una entrevista si existía la posibilidad de que SUMO se dividiera. Irritadísimo contestó: ¿Divididos? ¡Las Pelotas!