Compartilo
spot_img

Sábado para el olvido: Altas temperaturas, cortes de luz y temporal de viento

spot_img
Compartilo

Con picos que pasaron los 42 grados de temperatura, se vivió un día sofocante en casi toda la provincia de Córdoba.

Monte Cristo y alrededores no fueron la excepción. Las altas temperaturas obligaron a los vecinos a resguardarse en sus hogares, y con ayuda del ventilador, y en algunos casos los aires acondicionados, se intentó sortear un día marcado por el calor y el viento norte.

Sin embargo, apenas pasado el mediodía, se presentaron distintos apagones de energía eléctrica en numerosos barrios de Córdoba, y de la periferia. Localidades como Monte Cristo, Mi Granja, Malvinas Argentinas, Villa Esquiú, Villa Retiro, entre otras tantas los sufrieron.

Destrozos en Avenida Patria y Catamarca – Ph: Leandro Cattaneo

Mientras todo apuntaba a que el alto consumo de energía eléctrica había sido el que provocó un colapso en nuestro sistema eléctrico, EPEC informó que los cortes del mediodía se dieron por el fuerte viento que ocasionó cortes de cables y caídas de ramas que afectaron el tendido.

La tarde se volvía un infierno, y todos los vecinos lo padecieron. Rápidamente, en Monte Cristo, la Cooperativa aclaró a través de su portal web que el corte de energía era generado por EPEC, y que, en este caso, ellos no tenían responsabilidad alguna. El apagón en la ciudad apoyó esta posición.

Las horas pasaron, el calor no cesaba, y bien entrada la tarde, tras idas y vueltas volvía la luz. Mientras tanto, en el horizonte unos nubarrones oscuros anticipaban lo que vendría. Un fuerte alerta meteorológico avanzaba sobre la provincia. En algunas localidades cayó granizo de distintos tamaños. En Monte Cristo, ya de noche, comenzó el cambio tiempo, y con él volvió a cortarse la luz. Poca agua, pero intensas ráfagas de viento azotaron la zona. La tierra penetró en cuanto recoveco de la casa pudo llegar, y la luz volvió recién hoy a media mañana.

El saldo: ramas y algunos árboles caídos. Cables cortados. Voladuras de chapas y de techos con poco agarre. Los destrozos, si bien no fueron de gravedad, se dieron en toda la zona, como en la Ciudad de Córdoba. A pesar de la furia de las ráfagas, al provenir del sur, trajo alivio a los vecinos el marcado descenso de la temperatura. Un domingo en que lo peor ya pasó, y finalmente se podrá descansar.

Anunciantes
spot_img