spot_img

Trabajo en equipo y muchas soluciones; el ente que promete en el Gran Córdoba

spot_img
Compartilo

El VI Foro de Nuestra Córdoba “Hacia una agenda para el área metropolitana de Córdoba” se propuso como un diálogo intersectorial donde participaron funcionarios provinciales, municipales, intendentes y representantes de municipios del Gran Córdoba, concejales y referentes de diversos sectores intercambiaron ideas sobre los desafíos del área metropolitana.

El intendente de la ciudad de Córdoba, Martín Llaryora, lleva adelante una propuesta que busca trascender los colores políticos y darle una organización en todos los sentidos al cordón del Gran Córdoba. En la jornada de ayer, se reunió con sus pares de Estación Juárez Celman, Myrian Prunotto; de La Calera, Facundo Rufeil; de Saldán, Cayetano Canto; de Mi Granja, Claudia Acosta; de Colonia Tirolesa, Oscar Lauret, y Malvinas Argentinas, Gastón Mazzalay.

Este acuerdo se logra a partir de la convicción de la necesidad de que las ciudades y comunas del Gran Córdoba se unan para resolver problemas conjuntos, para el bienestar y la calidad de vida de todos los habitantes, por sobre cualquier diferencia partidaria. El alcance de las interrelaciones entre las diferentes jurisdicciones de las áreas metropolitanas impacta profundamente en la calidad de vida de los habitantes y sus ecosistemas en estos territorios. Las dinámicas de las áreas metropolitanas no conocen límites político-administrativos.

La jornada permitió identificar aspectos centrales no sólo referidos a los diagnósticos de los problemas que enfrentan los municipios del área metropolitana, sino también respecto de la necesidad de generar espacios institucionalizados de trabajo permanente con participación de los municipios, la Provincia y la Nación, con instancias de participación de la ciudadanía que permitan abordarlos.

La expansión de la superficie construida, el solapamiento de usos de suelo, la movilidad de las personas, el transporte de cargas, la generación, tratamiento y disposición de los residuos, el tratamiento de los efluentes

cloacales, la calidad del aire y de los recursos hídricos, el mantenimiento de sus cuencas, la preservación del bosque nativo, espacios de reserva y el arbolado urbano. 

El modo en que cada municipio gestiona su territorio impacta positiva o negativamente en cada uno de estos aspectos de toda la región. Por ello, tal como lo reflejaron los diálogos en las sesiones y conferencias del VI Foro de Nuestra Córdoba, las principales demandas urbanas no pueden ser afrontadas sin la coordinación inter-jurisdiccional mediante instrumentos que favorezcan esa articulación y el desarrollo territorial.

Anunciantes
spot_img