Compartilo

Desde enero del año próximo, los monotributistas argentinos sufriran una variación, tanto en su monto de facturación como en sus aportes mensuales.

A partir del 2020, se pondrá en funcionamiento la nueva actualización de la ley n° 27.346 la cual avala un incremento en respuesta al aumento de los haberes jubilatorios.

Esta suba será del 51 por ciento e influirá en los montos que los actuales monotributistas pueden facturar y, además, en los pagos mensuales en conceptos de aportes que deban realizar.

Para los prestatarios de servicios, su ingreso mensual máximo para permanecer en el régimen mensual simplificado pasará de 1.151.000 a 1.739.261 pesos (144.938 pesos mensuales). Medida que busca responder la inflación y los constantes aumentos de precios que dificultan mantener los importes facturados.

En sector del comercio la facturación anual admitida será de hasta $ 2.608.892 y un promedio de $ 217.408 mensuales.

Con respecto a las primeras clases monotributarias, las nuevas cifras de los aportes mensuales serán: categoría A $1.955,4 ; categoría B $2186,5; desde las siguientes categorías se diferenciarán según el tipo de actividades que se brinden.

La nueva tabla de valores regirá desde de enero y será la que habrá que observar para el trámite de recategorización que habrá que hacer, en caso de corresponder, en ese mismo mes.